De gotas, gotones, charquitos, lagos y lagunas


He de confesar que, después  de lo vivido el pasado martes en esta ciudad, no había vivido yo algo semejante… o al menos no había sido consciente de la cantidad de agua que ha pasado por debajo de mis ruedas… bueno, las mías no, las de mi coche. El caso es que, cuando ves bajar un río de agua por una calle principal te preguntas porqué toda ese agua baja por ahí y no por donde debe… o donde debería. Tan preparados que estábamos y nos hemos ahogado en el mismo vaso de agua… o jarra.

¡Que "noraogamor"!
¡Que "noraogamor"!
Anuncios

Agua para todos y sin rechistar


Al igual que el sol y la playa, las gotas frías en La Terreta se han convertido en un atactivo turístico más desde hace algunos años. Año tras año vemos los mismos boquetes, las mismas zonas inundadas, las mismas baldosas sueltas que siempre pisamos los mismos palurdos… pero esta vez está siendo desmesurado, y es que la gota fría (y toda su familia) no nos da una tregua desde hace ya cuatro días. Para que luego digan que “loralicantinos” no somos solidarios. Ahora más que nunca sabemos cómo se sienten en Galicia.

¿Saldremos todos nadando Rambla hacia abajo?
¿Saldremos todos nadando Rambla hacia abajo?