Ruinas en el Golf


Puede que me gane unos cuantos enemigos con lo que voy a decir, pero me da igual. Y es que nunca le he encontrado sentido a eso de la “cultura del botellón” (dos términos que estando en la misma frase queda igual que si te pones una falda rosa fluorescente con una camiseta verde primavera), a la que he ido en dos ocasiones durante mi juventud y, por muy tópico que parezca, no he consumido lo que me ofrecían. Pero es “una cosa” que desgraciadamente está ahí y tenemos que sufrir todo lo que ello conlleva porque “otros lo consideran una forma de hacer vida social”.
Al ritmo que vamos, dentro de nada encontraremos bajo tierra otro tipo de “restos” (y no arqueológicos precisamente) cerca de la Albufereta…

Oh! Un brick de Don Simón del 96!!
Oh! Un brick de Don Simón del 96!!
Anuncios

Que le quiten el tapón al botellón


Hoy veía una noticia en prensa que, si bien otros días me indigna pero no le hago mucho caso por considerarlo algo perdido, hoy sí que me ha tocado la fibra. Según la prensa, la “cultura” del botellón deja mucha suciedad en la playa y los servicios de limpieza tienen que realizar su tarea contrareloj para que al día siguinte todo esté decente. De esta noticia indignan muchas cosas: que haya un gasto municipal innecesario porque quieran unos cuantos, los desperfectos y destrozos de inmuebles, que la autoridad pertinente haga la vista gorda y que, mientras algunas asociaciones juveniles se matan trabajando para ofrecer cultura de verdad y tienen siempre el “no” por repsuesta, esta pseudo-cultura pueda reunir miles de personas sin ofrecer nada positivo.

¡Viva el vino!

La sociedad alicantina y las redes sociales


No hay duda que las redes sociales han sido el avance tecnológico más importante a nivel usuario. Y es que gracias a ellas, no sólo podemos encontrarnos con antiguas amistades sino que además podemos tratar de tú a tú a personalidades hasta ahora inalcanzables. Es el caso de nuestr alcaldesa, Sonia Castedo, que está enganchada a esta nueva forma de comunicación. Evidentemente, dos de los ilustres iconos de La Terreta no podían ser menos.

...y si no tienes "tenemorunamigo" que nos lo regala...

¡Tú la llevas!


Está claro que el problema del botellón en nuestra ciudad hay que solucionarlo. Pero parece que ninguna autoridad quiere “mojarse” ante tal hecho, tal y como hemos visto en prensa días pasados. Parece que nuestra querida alcaldesa ha tomado la batuta de Salomón y ha reunido a las autoridades pertinentes para que aporten soluciones… o más bien para ver a quien le “cargan el muerto”.

"Mare mía"...