Una molestia llamada «Lucentum»


Pero «vamoraver»… desde luego… ¿cómo se nos ocurre, a un pueblo playero, Alicante, tener un equipo de baloncesto que trabaje y consiga, por méritos propios, jugar en ACB, clasificarse para un play-off de ascenso por el título y jugar en Europa y volver a subir a la máxima categoría del baloncesto español, después de un descenso en los despachos? ¿Cómó osamos hacerle sombra el equipo de basket todopoderoso y magnífico de «tots els valensians», el único que es digno en esta «La Nostra Comunitat» de pasear «nuestro» nombre por las principales canchas de España y Europa… Un poquito de por favor… Menos mal que el Consell ya he a puesto remedio al asunto.

"Cualquier cancha de San Blas para jugar os sobra"
«Cualquier cancha de San Blas para jugar os sobra»

¡Que sí, Joder, que vamos a ascender!


Mucho ha llovido desde aquella noche, donde un binómio formado por David Gil y José Mª Calderón dirigía a un grupo de jugadores que llevaban a esta ciudad a la élite del baloncesto español por primera vez. Ascensos, descensos, partidos épicos, incertidumbre y alegría. Todo eso ha acompañado al Lucentum durante estos años donde el problema siempre ha sido el mismo: alguien que apostara por un club trabajador, que ha conseguido unir a la provincia, planificado, que rema hacia adelante y lucha por objetivos como el de ayer.
Alicante es de ACB desde aquel primer ascenso. Sólo falta que alguien se de cuenta de una vez. LU-CEN-TUM!!!

La pesadilla del R.Madrid ha vuelto...
La pesadilla del R.Madrid ha vuelto…