Aromas de corrupción

Hay que reconocer que Alicante no es una ciudad demasiado querida y que tampoco es que tengamos un plan estratégico de comercio para que la ciudad y sus ciudadanos puedan vivir en ella (tan sólo el turismo de tapa con cañita de cerveza y playa). De hecho, ni si quiera nos pueden ver los propios alicantinos de las localidades conlindantes. Es muy triste, pero «loralicantinor» de Alicante ciudad convimimos con ello como podemos…
Lo peor es cuando, además de todo esto, tenemos que pasar vergüenza por las acciones de otros que creen ser los dueños absolutos de esta ciudad, haciendo y deshaciendo a su antojo hasta conseguir que aquí ya huela peor que un muerto.

Que entre el aire... si puede...
Que entre el aire… si puede…

 

 

Autor: Isabel

Una diseñadora gráfica que intenta hacerse un huequecillo en el mundo del diseño, mundo que le gusta y del que estas en constante aprendizaje.

2 opiniones en “Aromas de corrupción”

  1. Si la ciudad cobrara vida, de una patada en el trasero echaba a más de uno y más de una con tanta fuerza hasta llegar a la luna y no la de Valencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: